search instagram arrow-down
Lola Huete Machado

Cómo escribir sobre África


Para entender el contenido y la razón de ser de este post, basta un golpe de ratón y trasladarle al blog de la ONG Dyes donde escribe Chema Caballero, el sacerdote javeriano que citábamos en un comentario anterior sobre Sierra Leona: http://www.ongdyes.es/blog/?p=609

En él habla de la obra del autor keniata, Binyavanga Wainaina, ¿Cómo escribir sobre África?, en la que éste da algunos consejos a los que redactan sobre este continente (y que salió publicado hace ya un tiempo en la revista Granta).

Estos, cual mandamientos, los resume Chema Caballero en ocho. Los siguientes:

a) En tu texto trata a África como si fuera un solo país […] No te enredes con detalles y descripciones precisas. África es grande: 54 países y 900 millones de personas que están demasiado ocupadas pasando hambre, muriendo, guerreando y emigrando para leer tu libro.
b) Nunca pongas la imagen de un africano de clase media en la portada de tu libro, ni dentro, a no ser que haya ganado un premio Nobel. Un AK-47, costillas prominentes, pechos desnudos: utiliza éstas.
c) Temas tabú: escenas ordinarias de la vida cotidiana, amor entre africanos (a no ser que esté relacionada con la muerte), referencias a escritores africanos o intelectuales, la mención de niños que van al colegio y que no sufren virus, ni Ébola, ni mutilación genital femenina.
d) Entre los personajes no puede faltar la africana hambrienta, que vaga por el campo de refugiados prácticamente desnuda y espera la benevolencia de Occidente. Sus hijos tienen moscas alrededor de los ojos y tripas hinchadas. Sus pechos están planos y vacíos. Debe aparecer como una mujer completamente indefensa. No debe tener ni pasado ni historia; estas pequeñas diversiones arruinan el dramatismo del momento. Los gemidos y las quejas son buenos.
e) Asegúrate de que muestras cómo los africanos tienen la música y el ritmo profundamente arraigados en sus almas y comen cosas que ningún otro humano come. No menciones el arroz, la ternera o el trigo; el cerebro de mono es el preferido en la cocina africana, junto a la cabra, la serpiente, los gusanos, las larvas y todo tipo de carne de caza. En tu texto, muestra cómo fuiste capaz de comer dicha carne sin estremecerte y, por supuesto, describe cómo aprendiste a apreciarlo, porque África te importa.
f) Hablar generalizando es bueno. Evita que los personajes africanos se rían o luchen para educar a sus hijos. O mejor, simplemente evita representarlos en circunstancias mundanas. Los personajes africanos deben ser coloridos, exóticos, más grandes que la vida, pero vacíos por dentro, sin diálogo, sin conflictos o resoluciones en sus historias, sin profundidad o rarezas que confundan la causa.
g) El africano moderno es un hombre gordo que siempre roba, se niega a dar permisos de trabajo a los occidentales cualificados que de verdad se preocupan por África, es un enemigo del desarrollo y siempre utiliza su puesto gubernamental para dificultar el trabajo a los pragmáticos expatriados de buen corazón que quieren poner en marcha una ONG.
h) Recuerda: cualquier trabajo en el que la gente aparezca mugrienta y miserable será alabado como la “África real”, y eso es precisamente lo que tú quieres que ponga en la contraportada de tu libro. No sientas malestar por esto: estás intentando ayudarles para conseguir ayuda de Occidente.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones cualquier periodista o escritor que se precie encontrará siempre público para sus reportajes y libros. ¿Lo has probado?

Fotografía archivo personal: En las calles de Freetown, junto al sacerdote javeriano Chema Caballero, Sierra Leona, 2007. Alfredo Cáliz.

5 comments on “Cómo escribir sobre África

  1. Gracias por hacer el intento sincero de hablar sobre esto. Me siento muy fuerte sobre él y le gustaría leer más. Si está bien, ya que alcanzar la sabiduría extra amplio, puede que la mente que incluye artículos adicionales similares a éste con más información? Será extraordinariamente útil y provechoso para mí y para mis amigos.

    Me gusta

  2. Albert Roger dice:

    Este es mi comentario al artículo escrito en El País.

    Me alegro que por fín se hable de este libro, ya que lo leí hace poco y me sorprendió que aún hubiese poca gente que hubiera oido habalr de él. Bien, me gustaría dar mi opinión, primero respecto a este artículo, después sobre el libro y finalmente respecto del estado de la cooperación.

    Considero que éste artículo no es imparcial en ningún caso, se posiciona muy claramente a favor de las ONGs y organismos, lo cual me extraña, creo que el periodismo de calidad debe plantear-se sobretodo objetividad, con respeto pero lo de la “colleja”, me parece de una falta de estilo flagrante…Me da la impresión que ha salido usted a defender a capa y espada la cooperación internacional tildando al señor Nerín de necio. Aún así gracias por los datos del final que contribuyen a dar-le algo más de credibilidad al reportaje y sín duda un punto de reflexión para el lector.

    Como he dicho, también he leido el libro. No me ha gustado, si se puede valorar así.. Me da la impresión de un conjunto de anecdotas del mundillo, organizadas por “temas” por llamarlo de alguna manera, que poco a poco van preparando al lector para la “tesis” final del autor que es la que se menciona en el artículo. Como se ha dicho aquí, no considero que se deba tomar éste libro como la panacea, pero sín duda me parece positivo ya que presenta muchas reflexiones y críticas al mundo de las ONG’s. Parece que las ONG’s por su principio de “la buena voluntad” no se puedan criticar… Pero como ponía en un titular del periódico alemán Die Zeit, hace unos meses, el pan y la salud de tantas personas no puede depender de la “buena voluntad”, sino de una respuesta coordinada, rigurosa, reflexionada y sobretodo bien gestionada.

    Finalmente quería dar mi punto de vista respecto de la cooperación. Me gustarái diferenciar entre organismos internacionales y ONG’s. Mi crítica a las ONG’s, va orientada a cuatro aspectos. Primero a las técnicas de marketing que usan,… discúlpenme, pero si todos estos esfuerzos en lugar de concentrar-se en sacar dinero a la población, se usasen para ser críticos con los gobiernos, esos que les dan ese 90% de las ayudas, para que se posicionasen internacionalmente de forma más clara. Seguramente las ONG’s contribuirían más aún al desarrollo de África. En segundo lugar me gustaría comentar la gestión de los problemas y el planteamiento de los proyectos por parte de éstas. Yo he estado también en una ONG, en concreto una relacionada con mi profesión, Ingenieros Sin fronteras, por favor si alguien de España lee esto, no se me tire a la yugular, que esto fué en Alemania… Bien, estuve en sesiones de selección de proyectos y ví como los proyectos no se seleccionaban por nivel de “necesidad” o de “urgencia” que tenía la gente de allí, sino por lo que les motivaba a ellos el hacer ese proyecto (tecnicamente) aunque a los ghaneses les diera igual tratar el agua que vertían al rio…Me pareció flagrante tal falta de reflexión en un grupo que lleva trabajando en el tema 12 años… En tercer lugar querría decir que el buen nombre de las ONG’s, con el aura de buena voluntad que llevan dificulta sin duda la crítica social respecto a las mismas. Sin embargo todos sabemos que no somos perfectos y que nos equivocamos, pues si la crítica es necesaria para mejorar, sín duda para algo de lo cual dependan vidas ajenas, ésta debería ser fundamental. Así me gustaría llegar al último punto que concierne a las ONG’s y es que se crearon como contraposición a los gobiernos juntamente con las Naciones Unidas después de la segunda guerra mundial. Se creó como herramienta o molde para dar forma y salida a movimientos sociales y de este modo lograr un contrapoder esencial en las democracias. Nadie seguramente en aquel entonces se hubiese imaginado lo que han logrado las ONG’s. Pero lo que éstas no deben hacer es suplantar las funciones y los recursos de los gobiernos.

    Gracias, y espero que nadie se haya sentido ofendido por lo escrito ya que es nada más mi opinión,
    Saludos,

    Albert

    Me gusta

    1. Gracias Albert, te agradezco el comentario, pero te agradecería aún más que lo hicieras en las páginas de El País que es donde corresponde. Este es un poco mi rincón pequeño y personal, alejado de la actualidad. Es verdad que cuelgo artículos aquí, pero muy a posteriori. Tu opinión, me parece interesante… y no puede ofender a nadie, para nada. Gracias por dejarlo aquí, pero insisto, si puedes en el periódico creo que ya van por el centenar de opiniones, añade la tuya, que creo que a los lectores y a las ONG les va a interesar y tendrá más difusión que aquí. Sobre mi posición, creo que te equivocas. Yo sólo expongo el debate. No creo que veas mi oponión por ningún lado. Salvo en el titular, que no es mío, por cierto. Sólo expongo. Soy intermediaria entre dos posiciones. Nerín tiene su libro en la calle, y se me ocurrió plantear sus observaciones y dar voz al otro lado, a aquellos de los que se habla… Igual que haría si alguien publica un manual crítico con los ingenieros, vaya…. pues iría a preguntaros vuestra opinión! Simplemente. Con respecto a la falta de estilo de la colleja, te recomiendo que acudas al diccionario de usos del español. Una frase hecha, y una palabra que no recoge la hostilidad que imaginas (se les da mucho a los amigos) y que algunos de los entrevistados usaron, por cierto. Y es eso exactamente lo que dice la frase. De tan políticamente correctos que queremos ser vamos a acabar hasta con los juegos del idioma! bsos mil.

      Artículo completo: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/cooperacion/causa/perdida/elpepusoc/20111122elpepisoc_1/Tes

      Me gusta

      1. Albert Roger dice:

        Gracias Lola por responder tan rápido. Ya intenté colgar mi comentario en la página de El País, pero de un modo u otro no me dejaba, así que al final encontré tu blog.Ya entiendo lo que quieres decir con la frase, quizás me habrá chocado ver-la nada más empezar el artículo. En cualquier caso, puedes estar contenta que el tema no ha dejado a la gente indiferente! Ya era hora que hubiese algún debate así, lástima que haya pasado de la portada, al último rincón de “Sociedad”, cuando es de los pocos artículos con 100 comentarios!
        Me alegro de haber encontrado este blog, ya que no es fácil encontrar blogs interesantes y bien escritos.
        Saludos y aunque no me ha gustado como has empezado el reportaje, te has ganado un lector para tu blog!
        Albert

        Me gusta

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s