search instagram arrow-down
Lola Huete Machado

Fallo electrónico del motor


CARTA DE MARIE (2)

Querida Lola:

¿Te acuerdas de mi vieja teoría de que los objetos son sensibles? Lo investigábamos juntas antaño mientras jugábamos a los médicos de niñas… Hacíamos entonces sufrir a los muñecas, a los peluches, a los lagartos y hasta a las piedras. Todos padecían por igual. Y chillaban, ¡vaya si chillaban1 ¡Qué bárbaro resulta ahora visto desde este París tan ‘humanosarkozy’ donde ahora me encuentro! Pero, ya hablaremos de eso. Hoy estoy segura. Creo en la sensibilidad de los objetos. Tengo pruebas: mi coche siente, siente por mí, siente mi estado, siente el estado del mundo. Empatiza. Que estoy estresada, atacada de los nervios, desquiciada… Que empiezan a sobrevolar las bombas, llega el tsunami, hay un atentado, la política se enturbia, Camps no dimite, Zapatero habla o Esperanza Aguirre inaugura otro pantano… pues él va y enciende un chivato en el panel de mandos que indica: “Fallo electrónico del motor”.

¿Fallo electrónico del motor? ¿Pero qué significa eso? ¿Es que el motor no es un ser mecánico?, me pregunto. ¿Significa que se va a detener en plena marcha? ¿Que hay que salir corriendo porque se incendia? ¿Que debemos ponernos a cubierto? Buscaba yo desquiciada, muy al principio, una instrucción secreta de esas que suele usar todo manual de instrucciones. Y ni una encontraba que me sirviera para actuar, para hacer algo. “Debe ser grave”, me agobiaba yo… muy al principio. Porque, para cumplir con el estereotipo de mujer al volante (tú no, ya lo sé, pero yo soy más vieja), en los coches no sé ni donde hay que ir a buscar el gato para cambiar una rueda… Y no te digo la rueda.

Muy al principio, te digo. Porque esto no es de ahora. Esto empezó a ocurrir desde el instante en que el vehículo llegó a mí hace ya años. Como adjudicado por sorteo de nacimiento. De manos de mi mecánico llegó el coche a mí. Había confianza. Segunda mano. Pocos kilómetros. Gama media alta. Buen precio. Yo, feliz, y… el primer día que salí a lucirlo se le cansó y agotó la batería… ¡en la puerta del taller mismo!  Con el gracias en la boca iba yo. Y allí se me quedo, hasta hoy, congelado. “Nada, nada”, dijo mi hombre de confianza, “esto es normal… pasa en las mejores familias”. Y sí, seguro que sucede a menudo en la suya, porque de los achaques, mi vehículo, y de los sustos, la vehiculada (osea yo), no nos hemos recuperado hasta hoy. Y ya no tengo esperanza. Eso sí, entrenada a los sustos, la inseguridad y el miedo, estoy ya, y mucho. Y no sólo yo. Expertos de todo color y precio lo han intentado. Sí. Para resolver su avería, sus paradas repentinas, su falta de ganas de arrancar, esos días malos del mes que siempre tuvo, le desmontaron cables, circuitos, fusibles… Han destripado aquí y allá al vehículo entero… Y nada. El chivatito de marras nunca paró de amargar la ilusión del profesional más ilustrado.

Hasta que hoy, al fin, lo que se ha iluminado ha sido mi cerebro…. y he dado con ello. Lo he entendido: mi coche sintoniza conmigo. Y con el mundo. Se adapta a mi ánimo dominante. Y al del mundo. Es subirme de mala hostia y lo enciendo. Que voy a masajes y estoy zen, se desvanece el chivato. Esa luz, señores/as, es la vida misma, el sensor del universo, el piloto del todoandademalenpeor y lo contrario. Y ahí lleva ahora, dos semanas ya que no se apaga. Hasta he pensado, ¿y si les sucede lo mismo a los aviones que sobrevuelan Libia? Montones de pilotos luminosos andarían encendidos en el cielo. Igual resulta que es eso lo que brilla. Y lo que, en realidad, vemos.

Tuya siempre. Marie.

Nota: Perdóname, es que con la guerra y con Japón, apenas duermo.

Foto: ‘Pantone‘. David López Espada. Del proyecto www.marcahazme.com.

One comment on “Fallo electrónico del motor

  1. paqui huete dice:

    MEHA ENCANTADO LA HISTORIA SOBRE EL FALLO TECNICO DEL MOTOR. ESTA MUY BIEN ESCRITA, PUES ME HE REIDO UN MONTON….ME SUENA DE ALGO…. UN SALUDO.

    Me gusta

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s