Vista vaginal


CARTAS DE MARIE (7)

Querida Lola:

Me senté en la playa algunos días de esta Semana Santa -cuando la Santa Meteorología lo permitió- a observar, a escuchar el ronroneo del mar… y el del turista costero. Que no es para perdérselo. Porque sé de antiguo que las charlas toalla a toalla no tienen precio: van sin pausa de lo muy local a lo muy internacional; de lo carnal a lo espiritual; de la vecina al novio; de la caída del culo al aumento de la teta; del nacimiento a la muerte… En un pispas; mientras una ola viene y la otra va. Las hay de todo nivel y color; en todo idioma. Tan ricas, tan pintorescas, tan coloquiales… Oyes frases de lejos y vuelas a un plató de televisión estilo Sálvame, o mejor, Condéname. ¡Qué guiones, Dios! Si yo trabajara en el gremio, aquí vendría cada poco en pos de mi camello, tras mi dosis de inspiración. Qué mar el Mediterráneo. Hasta música tiene, la de Serrat, la que más clickeada. ¿Quien no se acuerda? “Quizá porque mi niñez sigue jugando en tu playa…, llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya, y amontonado en tu arena, guardo amor, juegos y penas…”.

Fotografía: Estamos todos de parabés, mas um mais que os otros. Parabenzavocê (zusdois), 2009, de Z, en alt.blog

Uff. El mar, la costa, sea donde sea, tan alejada de la vida interior peninsular sin horizonte; aquí el espíritu es otro, porque en cuanto calienta un poco el sol se llena de mundos lejanos posibles, de cuerpos semidesnudos en (o des) tallados, de familias ruidosas, de grupitos de toda edad y condición recortados sobre el azul del líquido elemento. Mucho niño y niña joven en edad de merecer y lograr. Pero hoy me llamó la atención otro que abunda: grupos, bandas se diría, de mayores (mayores que yo, quiero decir), que llegan a diario y se colocan en el mismo metro cuadrado de arena, la misma ubicación, un día y otro día. Se instalan despacio, despacio, como en un ritual; una pura misa playera. Conocí y traté mucho antaño a unos que guardaban hasta las cantos para sujetar los vientos de la sombrilla, y si al día siguiente no estaban, ¡tamaño cabreo que se cogían con los supuestos ladrones de piedras! Recordándolo y sonriendo me senté hoy también en la playa casi desierta, frente al agua, dispuesta a zambullirme en las espumosas noticias de los periódicos. ¿Y qué leo en ellos? ¡Schengen y RequeteSchengen!, por un lado. Y ancianos muertos solos en Madrid, por el otro. Por simplificar en dos asuntos. Que los hay ahora a cientos.

Seguir leyendo Vista vaginal

Rebobinando (1) Feel so Different


Fin de semana lluvioso

y confuso

y cansado

y gris

y desesperanzado…

¿Cuántos ya?

No preguntes.

Lo has vivido.

El de hoy será diferente.

Valor para aceptar las cosas que no puedes cambiar…

Valor para cambiar las que sí puedes…

Lo cantaba Sinead O’Connor al empezar los noventa.

Se sentía diferente…