search instagram arrow-down
Lola Huete Machado

Vista vaginal


CARTAS DE MARIE (7)

Querida Lola:

Me senté en la playa algunos días de esta Semana Santa -cuando la Santa Meteorología lo permitió- a observar, a escuchar el ronroneo del mar… y el del turista costero. Que no es para perdérselo. Porque sé de antiguo que las charlas toalla a toalla no tienen precio: van sin pausa de lo muy local a lo muy internacional; de lo carnal a lo espiritual; de la vecina al novio; de la caída del culo al aumento de la teta; del nacimiento a la muerte… En un pispas; mientras una ola viene y la otra va. Las hay de todo nivel y color; en todo idioma. Tan ricas, tan pintorescas, tan coloquiales… Oyes frases de lejos y vuelas a un plató de televisión estilo Sálvame, o mejor, Condéname. ¡Qué guiones, Dios! Si yo trabajara en el gremio, aquí vendría cada poco en pos de mi camello, tras mi dosis de inspiración. Qué mar el Mediterráneo. Hasta música tiene, la de Serrat, la que más clickeada. ¿Quien no se acuerda? “Quizá porque mi niñez sigue jugando en tu playa…, llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya, y amontonado en tu arena, guardo amor, juegos y penas…”.

Fotografía: Estamos todos de parabés, mas um mais que os otros. Parabenzavocê (zusdois), 2009, de Z, en alt.blog

Uff. El mar, la costa, sea donde sea, tan alejada de la vida interior peninsular sin horizonte; aquí el espíritu es otro, porque en cuanto calienta un poco el sol se llena de mundos lejanos posibles, de cuerpos semidesnudos en (o des) tallados, de familias ruidosas, de grupitos de toda edad y condición recortados sobre el azul del líquido elemento. Mucho niño y niña joven en edad de merecer y lograr. Pero hoy me llamó la atención otro que abunda: grupos, bandas se diría, de mayores (mayores que yo, quiero decir), que llegan a diario y se colocan en el mismo metro cuadrado de arena, la misma ubicación, un día y otro día. Se instalan despacio, despacio, como en un ritual; una pura misa playera. Conocí y traté mucho antaño a unos que guardaban hasta las cantos para sujetar los vientos de la sombrilla, y si al día siguiente no estaban, ¡tamaño cabreo que se cogían con los supuestos ladrones de piedras! Recordándolo y sonriendo me senté hoy también en la playa casi desierta, frente al agua, dispuesta a zambullirme en las espumosas noticias de los periódicos. ¿Y qué leo en ellos? ¡Schengen y RequeteSchengen!, por un lado. Y ancianos muertos solos en Madrid, por el otro. Por simplificar en dos asuntos. Que los hay ahora a cientos.

Esos dos bastan. Durante unos segundos no supe hacia que esquina del mundo mirar. Por la vergüenza. Moví el culo inquieto sobre la arena. Inmigrantes convertidos en despojo, un trapo que nadie quiere. Yo misma soy producto de la emigración nacional. Y tú. Y aquél… Españoles expandidos cual red de pescadores en busca de sustento por Francia, Bélgica, Alemania, toda Latinoamérica… cuando aquí la necesidad aprieta; de segunda, tercera y cuarta generación… Es nuestra Historia Mayúscula. Y en este doble salto mortal hacia atrás que está ejecutando ahora ese circo que es Europa, ahora nos piden que nos cerremos bien de piernas para evitar, se ve, según Sarkozy y Berlusconi, la penetración continental. Ellos, precisamente, que son trapecistas públicos reconocidos. La cuestión de Lampedusa será cuestión global por muchas realidades que quieran simular. Habrá más. Y por muchas vallas que pongan, nadie lo va a poder frenar si no es con un cambio de políticas de desarrollo y de modelo radical. ¿Cómo era eso que me contabas que corría por Facebook en boca de Olga Rodríguez? “En un concurso mundial para niños preguntaron que era para ellos Tercer Mundo… Un niño latinoamericano dio esta respuesta: ‘Tercer Mundo es aquel lugar donde si te quedas, mueres de hambre….y si te vas, mueres de discriminación”. En el clavo dio el chaval.

Gente que viene de otros lados y gente que habita entre nosotros: más de cien personas mayores muertos solos en año y medio en Madrid, dicen Quesada y Álvarez en El País/Madrid. Seis cada mes. Seis ancianos como los que disfrutan a mi alrededor, agonizando en sus casas (135.590 personas mayores de 65 años viven solas en Madrid; de ellos, 58.809 tienen más de 80 años), solos; levantándose de la cama (si es que pueden), solos; sentados en el sofá, solos; preparándose la comida, solos; viendo venir (o no) la muerte, solos… Lo visualizo. Los visualizo. Uno a uno. Una a una. Le pongo hasta la música. “Y… si un día para mi mal viene a buscarme la parca. Empujad al mar mi barca con un levante otoñal y dejad que el temporal desguace sus alas blancas…”. Hasta ese sueño es vano. No doy crédito.

“Ya no veo nada de cerca”, se oye de repente la frase a mis espaldas mientras yo medito en estos y otros asuntos calientes de política inútil y gobierno insolidario sin igual. Sonríe la mujer que lo dice. Mediana edad. Como tú misma. Mi presencia no le importa, así que sigue ella suspirando: “Cada vez veo menos, que terrible destino la ceguera…”. Y otra, sentada a su lado, la hace callar: “Sí, hija; en cuanto tienes que empezar a alejar todo hasta la altura del pubis, así [le indica], estás perdida, ya no vas a distinguir nunca más las cosas con claridad. Vista vaginal se llama eso”. (Sic). La aludida no respira. Y yo aprieto otra vez mi trasero sobre la toalla para asegurar que ahí abajo no se abre el vacío dispuesto a engullirme entera. No. Nada sucede. Todo sigue aparentemente igual. Pero me quedo muy quieta. Con el periódico en las manos, a la altura citada, meditando sobre esta mi nueva etapa existencial. Síndrome de vista vaginal.  “Y a mí enterradme sin duelo entre la playa y el cielo… en la ladera de un monte, más alto que el horizonte. Quiero tener buena vista. Mi cuerpo será camino, le daré verde a los pinos y amarillo a la genista… “, resuena aún Serrat en mí. Berlusconi, Sarkozy, Gallardón, Aguirre, Obama, Zapatero… todos los políticos de este mundo desfilan por la páginas. Estoy impactada. Ya sé porque hacen lo que hacen y permiten lo que permiten. Acabo de descubrir su mal.

Tuya siempre, Marie.

One comment on “Vista vaginal

  1. guccibolsos dice:

    Muy buena idea! Yo tambien amo los blazers de Balmain y sobre todo esos con look Lady Gaga/Michael Jackson. Intente ponerle esas hombreras pero nunca me quedaban tan sobresalidos los hombros asi que ahora voy a intentar tu tecnica, muy buen post! Saludos!”

    Me gusta

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s