Migraciones


“Su equipo ha sido MIGRADO. Tiene que avisar al número X indicando la referencia MIGRACIÓN y el nombre de su equipo (ver pegatina en el frontal) para hacerle las configuraciones adecuadas”.  Esta frase aparece pegada en las pantallas de los ordenadores del lugar por el que paso. Las miro y miro, a continuación, en el periódico las noticias del día, de la semana… Las leo y pienso en el doble significado de las palabras (para el Norte y el Sur; para ricos y pobres…), en esos muertos migrados para siempre, asfixiados en un barco camino de hermosas islas del Mediterráneo, como Lampedusa y similares. 

El mensaje para ellos colocado en pegatinas en las puertas de sus casas de Senegal, de Malí, de Somalia o Libia, por ejemplo… quedaría escrito de este modo:  “Su cuerpo ha sido MIGRADO. Tiene que avisar al número X indicando la referencia MIGRACIÓN y el nombre de su cuerpo (ver pegatina en el frontal: indique Abdulaye, Ali, Mamadou, Ahmed…) para hacerle las configuraciones adecuadas”. ¿Lo imaginan? En mi cuento, estas palabras mágicas resetean la máquina. Y vuelven a la vida.

Fotografía de Alberto Monteiro, de alt.blog.