search instagram arrow-down
Lola Huete Machado

La reina de las piscinas


publicada en 1945 en 'Yank, the Army Weekly'

Esther Williams, esa señora californiana que fue campeona de natación primero y bomba acuática de Hollywood después, cumple hoy, 8 de agosto de 2011, sus 90 años. Y ahí sigue, dicen, bañándose desnuda cada mañana de cada día en su piscina de Beverly Hills. Religiosamente. Mujer o pez. Nunca se supo. Pero ella, preciosa heroína, un poco tarzana y cursi a veces por exigencias del guión, convirtió todo escenario acuático en los años cincuenta en una pura alfombra roja antes siquiera de que ésta tomara vuelo en la ceremonia de los Oscar. La estrella de la MGM iba siempre bien peinada, bien vestida, bien maqueada, con su eterna sonrisa puesta, encantadora… Perfecta fuera y dentro del agua. Modelo de atleta y de mujer decente y hermosa de su tiempo, las piscinas y las playas se convirtieron de su mano y su estilo deportivo en pasarela de tutús, diademas de brillantes, pañuelos al cuello y al viento, y trajes de baño a veces más (o menos) ajustados y brillantes de lo esperado. Ahí estaba el juego. Y la moda. Por no hablar de los movimientos, la coreografía, las músicas, la sincronización… Un verdadero trabajo en equipo era cada producción. La natación sincronizada de hoy le debe mucho, tiene en ella el alma (de hecho fue madrina). Y ya fuera subida a un patinete y ejecutando giros y quiebros con su equipo de marineritos/as detrás (ojo a los modelos que lucen, ver vídeo debajo) o con su cuerpo serrano subiendo y bajando, bordando las acrobacias en el agua… la Williams lo valía. Dejaba con la boca abierta. Merecía convertirse en lo que fue: la sirena de América, la sirena del millón de dólares. Así, tal cual, tituló su autobiografía al final de los noventa, donde contó secretos de los grandes estudios (rodó 20 películas entre 1942-52, luego el boom del musical acuático declinó) y habló de sí, de su vida (se casó cuatro veces), su marca de ropa, sus amigos, sus depresiones y otros asuntos privados tan de sube y baja como sus inmersiones cinematográficas. Icono y referencia, en algunos de los vídeos repartidos a lo largo y ancho de Youtube, por ejemplo, se la ve actuando, en todo su esplendor; otros, ya con edad avanzada, dando clases de aerobic acuático a alumnos de toda edad y condición (ahora tiene ya muchos problemas de movilidad), en decenas de homenajes con músicas de época o no y hasta coloreadas. Esther Williams hipnotizaba. Como lo hacían esas espectaculares puestas en escena que recuerdo bien porque en la programación televisiva de las tardes de sábado franquista se repusieron mucho: yo (y todos), extasiada ante la pantalla. No era posible tanta lentejuela y tanta agua; tanto y tan apetecible: baile, fondos acuáticos (o eso creíamos), barcos, olas, vestidos brillantes adheridos a cuerpos cuasidesnudos, paisajes exóticos, canciones que se hacían líquidas… Sentías hasta la brisa del mar y el movimiento al deslizarse el patín o las gotas de agua sobre la piel, juraría… Así quedó, al menos, grabado en mi memoria. Williams triunfó a lo grande. Y convirtió su afición, su deporte, su vida, en un género y un clásico. Ojalá que la mujer-pez disfrute aún y bien de muchos días en remojo.

Vídeos. Uno de los más hermosos homenajes es el creado por Gesine22000 con la canción Breathe del increible Matthew Herbert (al que conocí en Berlín cuando colaboraba allí con la coreógrafa Blanca Li, quien bien mirado tiene algún detalle Williams en sus coreografías, ya volveremos sobre esto). 

El otro es el puro delirio del filme Easy to love.

4 comments on “La reina de las piscinas

  1. rodolfo bermejo r dice:

    Gracias por revivir en mis recuerdos a la sirena mas hermosa del mundo, de la que estuve locamente enamorado

    Me gusta

  2. Jose Cabezas dice:

    muy buen texto, conozco la artista, por imágenes y vídeos, ahora la conozco un poco más. lo que se merece

    gracias por dedicarle un homenaje

    un afectuoso saludo

    Me gusta

    1. gracias a tí por escribir. Todo un detalle. Saludos.

      Me gusta

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s