El tren bálsamo


¿Deseos de viaje? ¿De normalidad, de paz…? Vean este vídeo. El autor se llama Terje Sorgjerd y es noruego, según apunta en su página de Facebook. En ella guarda muchos de sus trabajos, todos magníficos. Siempre anota el autor la cámara y la tecnología usada (que no es cualquiera). Pero el verdaderamente destacado es el que titula The Market. Y ahora que una parte cercana de ese lado del mundo, en Oriente, sufre terremotos, tsunamis y radioactividad, estas imágenes de vida cotidiana son como un bálsamo. Parecen mentira.
Ocho veces al día, siete días a la semana, este tren realiza su trayecto y atraviesa el mercado de Maeklon en Bangkok (Tailandia), de forma tan natural que asombra. Miren el espacio medido al milímetro por los vendedores para no resultar afectados, la naturalidad con que lo ven cruzar y siguen con sus cosas sin moverse, sus gestos automáticos de apartar/estirar los toldos al instante; el maravilloso color de los productos, los sonidos tan nítidos del ferrocarril y los tenderos… No hace falta añadir más. Sólo contemplar… y dejarse llevar.

He aquí una explicación breve (tomada de la suya) para ubicar el recorrido. La primera parte es el mercado de Maeklon, que existe desde hace décadas y ha permanecido inalterable hasta la creación del ferrocarril mismo. Pero ninguna ley (al contrario que en otros países) obliga a los comerciantes a desalojar, dice Terje, así que ellos permanecen allí, en su lugar de trabajo, en su puesto de décadas. La segunda muestra el mercado flotante de Damnoen Saduak, agua y canales.

Y de aderezo, la canción de Katie Noonan, Crazy.
Nota: esta es una republicación automática del post de marzo de 2011 (algo he tocado sin querer… pero no importa).