Apartheid en blanco y negro


Uno de los vídeos más hermosos de este año. No sólo para mí. También para The Economist que lo colgó en su lista de lo más visto del año. El trabajo del fotógrafo Jürgen Schadeberg que llegó a a Sudáfrica en 1950 y retrató la división social en el país. Un grande nacido en Berlín en 1931. Retrató el mundo en los años cincuenta como nadie.

Fin de año


Superman cleaning the WC

Aquí y así seguimos. Feliz 2013.

Alubias para contar muertos


061212-moment-frueh

De la serie Gesammelte Momente en el semanario Die Zeit, que recoge esos momentos de la vida cotidiana que normalmente no se eligen para abrir ningún periódico. Cerca de medio millón de alubias han sido desparramadas en este tapiz rojo por la ONG Río de Paz, en Río de Janeiro, en homenaje a las personas asesinadas en Brasil en la última década. Una plaga de violencia que no cesa a pesar de que se han puesto en marcha varios proyectos, entre ellos, policía comunitaria en las favelas, control del narco y de la corrupción. Pero la violencia es un cáncer con muchos tentáculos. La pobreza, el mejor caldo de cultivo. El tráfico de armas, la mano ejecutora. Y las drogas y la pasividad política, el cable conductor.
La fotografía es de Ricardo Moraes/Reuters

Pasión constitucional. Por Benigni


 

Embutidos


No tengo palabras. Dudo entre sonreír o ponerme a llorar para siempre.

Mensajes recibidos


 

Sin duda, lo mejor del día. Gracias a @MarcosLey

 

El poder de la empatía


Roman Krznaric es uno de mis autores favoritos, pensador cultural se autodefine. Miembro de la School of Life en Londres, escuela de la vida que fundara Alain de Botton hace unos años, iniciativa que intenta acercar y aplicar la filosofía a y en nuestra vida cotidiana. Estuvimos en la sede en primavera. Fue una inmersión: cómo mirar el mundo, nuestro mundo hoy, en positivo. Aprender a vivir. Y contar. Y lo contamos en este blog también al referirnos al articulo Escuela de vida y de calor publicado en El País Semanal en otro titulado Cuando la fiesta es la vida. Sus enseñanzas, bien actuales y útiles, merecen la atención debida.

Ciudadanos


JerzyKalina401619_444417238902518_1479914809_n

0bQwtkIgqNlZtPmWCBSeres humanos, seres urbanos. De Jerzy Kalina. Obras en las calles de Breslavia (Baja Silesia, Polonia). Ver en Gazeta.

Memoria de la resistencia francesa


Tereska Torrès, resistencia francesa. Así se tituló la necrológica que escribí en septiembre pasado en el diario EL PAÍS sobre la muerte de esta escritora y realizadora que luchó en la II Guerra Mundial junto a De Gaulle y publicó un libro, que se convirtió en superventas, narrando su experiencia en el conflicto. La visité en su casa de París el año pasado al hilo de la publicación de su libro Mujeres de uniforme, en la editorial Demipage, para un reportaje en El País Semanal, Erotismo en el Ejército de Liberación. Fue todo un placer y una experiencia. Siento su pérdida. Aquí va el texto completo.

“Ver su nombre en la lista de la sección Carnet du jour de Le Figaro , allí donde se anuncian muertes, recordatorios y otros asuntos casi siempre de ida pero sin vuelta, causa tristeza y desasosiego. Tristeza porque Tereska Torrès (París, 1920), escritora francesa, no abrirá nunca más la puerta del atelier número 13 del llamado Le Jardin Fleurie, ese estudio de herencia familiar (su padre fue el escultor Marek Szwarc), donde residieron un día artistas como Gauguin o Modigliani. Un lugar rescatado de la Exposición Universal de 1878 que era, como ella misma, huella de un tiempo ya diluido. Tereska, fallecida el pasado día 20 de septiembre, fue evacuada a Londres durante la ocupación alemana de su país durante la II Guerra Mundial, fue miembro, con apenas 18 años, del Ejército de Liberación francés y resistió junto a De Gaulle y otras 400 voluntarias bajo las bombas fascistas en la capital británica.
Contó su experiencia en ese ejército de asistencia femenino en una novela que le dio fama, Women’s barracks (Mujeres de uniforme), y gran disgusto. Se convirtió en superventas en EE UU a su pesar, al ingresar en la categoría de “literatura feminista y erótica” (alabada por unos, repudiada por ser “perniciosa para la moral” por otros). Seguir leyendo Memoria de la resistencia francesa

Mitomanía