search instagram arrow-down
Lola Huete Machado

El tango que es triste himno eterno


Volví a escuchar esta canción casualmente hace unos días en Buenos Aires, y la he recordado hoy de nuevo por distintos motivos. Y al repasar la letra de principio a fin, de este tango entre los tangos, no puedo menos que quitarme el sombrero, una vez más, ante Enrique Santos Discépolo. Él fue quién, allá por 1934, escribió estas palabras, verdadera crónica política universal en apenas tres minutos, convirtiéndolas no sólo en uno de los tangos fundamentales, sino también en un himno histórico. Y de un tiempo eterno, se diría,  pues consigue la mejor definición que he escuchado últimamente de este mundo nuestro, impostor y miserable. Algo que, como se ve en los acontecimientos que nos rodean, no ha perdido actualidad así que pase un siglo. Parece recién escrito para la España de hoy.
Merece la pena guardar la letra y repasarla cada día, si queda alguna duda. La comparto aquí, junto a un vídeo de cómo se gestó y lo que ha significado esta obra maestra.

Cambalache
Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé…
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé…
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos…
¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!…
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!…

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y “La Mignón”,
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín…
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón…

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!…
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labora
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley… 

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s