Archivo de la categoría: Iniciativas

350. Echa tu m… allá donde debas


La canción y el vídeo han sido creados por Unicef India para concienciar a niños y no tan niños de lo importante que es defecar donde es debido.
Porque si no, la mierda, literalmente, se adueña del espacio público. Quien conoce India sabe a lo que me refiero. Y aunque las cosas están cambiando muy rápido en muchos Estados, un recordatorio a tiempo vale más que miles de millones de dólares para controlar enfermedades después por culpa de la falta de higiene.
Vean. Take the Poo to the Loo

Así somos


Proyecto de 100people.org para visualizar cómo somos. Un retrato de uno mismo y sus 99 vecinos si el mundo tuviera sólo cien habitantes.

IftheWorldwere100People_5159bde6b604c_w1500

Un país de blogs


Esta portada la montamos el último viernes del año pasado y quedó ahí hasta hoy, primer martes de un nuevo año, como muestra de lo hecho en El País de Blogs a lo largo de este curso. Pero sólo es un ejemplo. Uno. Hay muchos otros posibles. Porque casi doscientos blogueros (sin contar invitados) se afanan cada día por mostrarnos en El País su esquina del mundo personal y peculiar; por atraparnos, enseñarnos a viajar, a comer, a relajarnos, a saber de fútbol, de niños, de política o de arte digital; a escuchar mejor música, leer con atención, disfrutar en bici o en el sexo… Se superan a cada rato, os lo puedo jurar, y algunas bitácoras son ya tan familiares como el café de la mañana. Al menos para mí, pues cada día de 2013, desde un lejano día de febrero en que aterricé en la sección, me acompañan durante el desayuno, la comida, la cena… A todas horas. Debe ser amor verdadero, porque ya no puedo vivir sin ellos.

 

Contando la crisis española


No todo es negro. También hay grises oscuros, grises claros, claros ligeros y claros muy claros… He aquí una mirada distinta, en positivo, a la estela de desastre y mala imagen que España va dejando últimamente por el mundo. Este hermoso país podría serlo aún más si los españoles remáramos juntos ahora que hay que remar juntos. Si no nos empeñáramos a conciencia en estropearlo discutiendo sin pausa sobre el sexo de los ángeles, practicando corruptelas diarias y/o tirando cada uno para un lado y en una dirección política y económica distinta. Hay pruebas históricas (hasta guerras) relevantes del estropicio patrio citado primero. Y sobre lo segundo, si la poca solidaridad e interés de los ricos y muy ricos por su propio país es sobresaliente y evidente, ahora más que nunca, la dejadez por el bien común del político y el ciudadano medio no se queda a la zaga. No nos engañemos. Y, sobre todo, si dejáramos de creer que somos unos privilegiados por la gracias de Dios… todo iría pelín mejor. Por realistas. Y objetivos. Los síndromes “Como aquí no se vive en ningún lado” y “Porque yo lo valgo” han causado estragos. Hay que eliminarlos del paisaje de inmediato. Dicho y hecho esto, y compartiendo aquí lo que hoy escribe Andrés Ortega sobre el estado en el que andamos los españoles, como vaca sin cencerro, creo que lo superaremos. Todo se supera. Y vendrá un tiempo más luminoso y mejor. ¿Cómo si no se escribe la historia? Pues con muchos quiebros.

‘Menstruosidades’


“Estoy mala”. Hablar de la menstruación -la regla, el periodo, el mes- sigue siendo algo negativo en el siglo XXI. Mencionarla es de mal gusto, impropio de señoritas; confidencia, si acaso, de adolescentes en los aseos o de señoras camino del mercado, en el trabajo o la peluquería. Si acaso, algo que se deja caer en público, como si nada. Nada excesivo. Tema tabú, asunto un tanto desagradable que les ocurre cada tanto a las mujeres desde que empiezan a ser fertiles y hasta la menopausia, uff. Eso que, aseguran, desestabiliza las hormonas y el carácter, inquieta, incomoda, irritasuele impedir el sexo… Mancha. Y hasta ruboriza. ¿Excesivo el retrato? Pruebenlo: imaginen a esas deidades del cine y la televisión, a las modelos, a Kate Moss menstruando en este instante. ¡No, por Dios! No cuadra. O si es usted mujer (u hombre) piense cual sería su mayor miedo durante esos días… ¿Quizá que la sangre, su sangre se vierta en la escena pública al quedarse marcada en la silla, en la falda o el pantalón…? Así de normalizada está la cosa.

Desde hace unos meses circula con éxito por festivales del mundo y por televisión (se acaba de emitir en La Noche Temática de RTVE, en otoño volverá, y ya está en DVD) el documental titulado La Luna en ti, de la eslovaca Diana Fabiánová. Lleva el subtítulo: Un secreto demasiado bien guardado. Ese secreto es de color rojo sangre y está empapado aún de mil supersticiones que condicionan el modo en que niñas, mujeres y hombres se enfrentan hoy al “ciclo”. “Ningún hombre debe saber nunca cuándo estás menstruando”, le dijo a Diana su madre llegado el día X. Ay, el peso de sus palabras perduró años: escondió siempre la evidencia a cualquiera que se le cruzara. Tenía pavor a mencionarlo. Como tantas. Se esconde la regla, se medicaliza mucho o se disimula. Vean la publicidad de compresas y tampones. Todo suele ser blanco y/o con olor a limpio, mucha alegría y espacios abiertos. Aún así, hay quien un día se confesó objetor de tales anuncios porque tal referencia en televisión a la hora de la comida le asqueaba. Pese a quien pese, la regla duele, mancha, huele… ¿Marca?

Ovulo_1_00301

Seguir leyendo ‘Menstruosidades’

La educación


¿Cómo nos educan, somos educados y educamos? Esta es una película colectiva que reflexiona sobre ello. Basta leer la sinopsis. “Hoy en día, la escuela y la educación son conceptos ampliamente discutidos en foros académicos, políticas públicas, instituciones educativas, medios de comunicación y espacios de la sociedad civil. Desde su origen, la institución escolar ha estado caracterizada por estructuras y prácticas que hoy se consideran obsoletas y anacrónicas… pues no considera la naturaleza del aprendizaje, la libertad de elección o la importancia que tienen el amor y los vínculos humanos en el desarrollo individual y colectivo”.

Pensar la educación de forma diferente, recuperar opciones, explorar experiencias de cambio. De eso va. Más de 90 entrevistas a educadores, académicos, profesionales, autores, madres y padres… un recorrido por ocho países de Iberoamérica pasando por 45 experiencias educativas no convencionales; más de 25.000 seguidores en las redes sociales antes de su estreno y un total de 704 coproductores que participaron en su financiación colectiva. Un empeño que merece ser citado.

No me trajines más


Protesta por bulerías en una sucursal. Grandísimo. “No me trajines más”, “Me busqué dos durillos pa la hipoteca…”, cantan.

Tu vida con los otros


Ayer fue martes y trece y no sucedió nada que no suceda cada día últimamente (de malo, quiero decir). Aún así había mojones en plan recordatorio de tal fecha en todas partes: en los saludos vecinales, en la panadería, en el médico, en las televisiones, en la Red… Y abundaba aquello de cómo se celebra tal cosa en el mundo. Porque a los del mundo nos gusta esa unión que representan las celebraciones colectivas, igual que luego a cada uno en su casa (y Dios en la de todos) nos pueden las cosas pequeñas, los detalles, los tesoros insignificantes.

Mi perla inesperada de ayer la descubrí en unos de mis pequeños periódicos (por así decirlo: pero es el único de Europa que crece, tiene formato supersábana y la friolera de medio millón de abonados) preferidos, el semanal alemán Die Zeit. Abrirlo en Internet o en papel es gozar. Tan claro está lo que ofrecen, lo que quieren, por lo que apuestan y hacia donde van que resulta envidiable. Limpio en pantalla, limpio en papel. Un diseño simple e información de primera, sin prisa pero sin pausa, con mucho análisis y mucha letra bien escrita… quizá hacia eso debamos ir todos: el exceso de información sin más y la banalidad en la escritura es casi ya burbuja inmobiliaria, nos enloquece, nos borra el criterio.

Entre las novedades ayer Die Zeit se encontraba esto: Journey: Ein Spiel ohne Geschichte und mit viel Sinn (Journey, un juego sin historia y con mucho sentido). Pinché en la información y me di de bruces con el viaje de la Humanidad mismo. Seguramente soy víctima del marketing compartiéndolo (pues sale para la PS3), pero entre el barroquismo y la sangre que nos invaden usualmente por tierra, mar y aire, su sencillez es llamativa.

Por no tener, como ven, no tiene ni voz. Pero no importa. Es el tercer (o cuarto) juego de la compañía india thatgamecompany. Cuenta la vida de una persona en el mundo y su interacción con otras: si quieres escalar la montaña solo, bien; si quieres ir acompañado, también. Tú decides. Nuestro viaje, tú propio viaje, vaya. “La soledad como base de un experimento excitante”. Cada existencia diferente en función de las decisiones que se van tomando en el camino.

En el interior de este mundo virtual, como en el real, estás completamente solo, rodeado de paisajes sublimes a lo Caspar David Friedrich, a veces; de desiertos, ruinas, cuevas, puentes, arquitectura espectacular… La travesía no será fácil. Son muchos los retos. Pero debes hacerla, debes ir descifrando las leyes de tu mundo, aquel que vas encontrando. Sea como sea. Y están los demás, los otros viajeros que se van cruzando en tu ruta. Aquellos que te permiten o te impiden, te aceleran o te frenan. Como en la vida (real) misma, encontrarás personas conseguidoras, facilitadoras de todo, gente que abre puertas y mundos y contactos, que es idea, iniciativa, pasión y empuje… y otras, muchas, muchas impedidoras, que reprimen, dan cerrojazo, ponen constantemente problemas, contagian su amargura y su ignorancia, levantan barreras, muros, normas, mafias o ejércitos… Distinguirlas, evitarlas o neutralizarlas con tu propia decisión, voluntad, fortaleza o empeño es la tarea, la esencia del viaje.

El creador de Journey es Jenova Chen, famoso ya por sus Cloud, Flow o Flower, que siempre apostó por ampliar la gama emocional habitual en los vídeojuegos, dice, basada a menudo en la simple agresión, la ira o la ansiedad.

Al final, mi martes y trece, no estuvo mal.

Refugiados sin refugio


Nadie piensa en ellos, pero hay otros que siempre, siempre están peor. Refugiados refugiados en un lugar que ya no es refugio… Romina Peñate (@nelipsis en Twitter) me ha pedido echarle un ojo a esto. Se lo he echado. Y lo comparto.

Hellas Hell es el relato de la situación de desamparo que viven miles de solicitantes de asilo y refugiados en Grecia. La presión de fronteras ha trasladado gran parte del flujo migratorio hacia la frontera greco-turca. Los migrantes que logran entrar en el país heleno se encuentran desatendidos y sin herramientas con las que sobrevivir. Para escapar de Grecia se dirigen a las ciudades portuarias de Patras e Igoumenitsa donde cada día se juegan la vida intentando esconderse en un camión rumbo a Italia. Hellas Hell es un proyecto periodístico multimedia independiente y de licencia libre. Ha sido realizado por la periodista y editora multimedia Romina Peñate, el desarrollador web y editor Antonio Rull y el fotoperiodista Gabriel Pecot; partiendo de la premisa que es posible e indispensable producir periodismo de calidad.

Más información aquí en página. Es un proyecto que se ofrece libre y se subvenciona con lo que cada uno pueda aportar para hacerlo posible.

La otra historia del rock (by daniel)


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A ojos de un niño pequeño el mundo tienen otro sentido. ¡Y hasta los géneros musicales! Mucha pasión, mucho plan de futuro, buen gusto musical y mucho sentido de la realidad se aprecia en este documento personal e inédito que es para mí una joya. ¡Aquí lo tienes, amigo! © DMH

Dentro del National Geographic


Ha sucedido en Hungría  y ha sido posible gracias a la agencia británica Appshaker que ha currado de lo lindo para hacerlo posible. Cientos de personas han colaborado para hacer que ese mundo que uno espera encontrar en el National Geographic Channel, un canal y un proyecto que nunca tiene desperdicio, esté al alcance de la mano. Una instalación interactiva de las que sorprenden. Se puede compartir un rato con animales (delfines, dinosaurios, tigres…), sufrir tormentas, acompañar a un astronauta por el espacio… Un poco de realidad virtual en el centro comercial. Eso sí: nunca será tan placentero e impresionante como esto otro: elefantes revolcándose en el barro bajo la lluvia como si fuera lo último que hacen en su vidas. ¿Qué prefieres?


Mmmme lo pienso


Los chicos/as de mmmm… llevaron un día de excursión a un grupo de ancianos a un festival de pop rock (Festimad); pusieron otro a la gente a andar con antifaz por la calle, chocándose contra peatones, coches y bolardos; organizaron un encuentro de besos, con cien cariñosas parejas repartidas por la ciudad; invitaron a un concierto con una orquesta repartida a pedazos; aparcaron un coche de ladrillo en un aparcamiento y hasta colgaron jamones en una exposición cual obra artística y de vanguardia… Escenas cotidianas: eliminamos los sentidos, descomponemos algo tradicional, llevamos los gestos privados a la esfera pública, descontextualizamos edades, espacios y tiempos. Mmmm…. buena palabra. Mmmme sorprendo, dudo, me lo pienso… Hace unos meses, los españoles Emilio Alarcón, Alberto Alarcón, Ciro Márquez  y Eva Salmerón, que llevan desde 1998 con sus propuestas, idearon los Meeting Bowls, otra de sus instalaciones socioartísticas… Siempre usan el espacio público para provocar la reflexión sobre el modo en que nos comportamos o vivimos, cómo nos relacionamos con los demás y con nosotros mismos. Estos cubos interactivos, colocados en la neoyorquina Times Square, calle 46 esquina con Broadway (llevan desde el 16 de agosto y abren de ocho de la mañana a la medianoche) seguirán allí durante el invierno. Tal ha sido su éxito que la instalación ha sido prorrogada hasta que el clima neoyorquino de tregua. “Creados por el grupo español mmmm…, los Meeting Bowls son bancos sociales para encontrarse y conocerse, para quedar y relacionarse, lugares para el debate, bancos que humanizan la ciudad”, dicen. Ah, bien, exactamente igual que esos otros bancos de los que tanto oímos a diario. “Tres turistas alemanes que vuelven todos los días a los Meeting Bowls para ligar, un cura de Texas de viaje en Nueva York que está encantado dentro, cual confesionario… Muchas son las historias que han aparecido en los medios de comunicación acerca de los Meeting Bowls, entre ellas el comentario de David Letterman en su Late Show“, me dicen en su mail. Hacer amigos, conectar gente… y hasta descansar las piernas un rato (que mira que esta ciudad agota) mientras le preguntas a otro qué tal el día o la vida entera. Como en las redes sociales, vaya, pero en directo y sin gasto energético. Yo, sin embargo, de todas sus propuestas me quedo con la del señor que nadaba en un contenedor lleno de agua en medio de una calle, ante el pasmo del viandante, que observaba como el tipo salía a continuación de su piscina particular, se ponía chancletas y toalla sobre el cuerpo y seguía camino por la avenida como si tal. O aquella en que regalaron huevos a la salida de un festival de cine y… era irremediable: la iniciativa derivó en una guerra a huevazo limpio entre los asistentes. O esa otra, en la que encierran a la gente en un ascensor y graban las interacciones. Tanta cercanía, tan poco espacio: los rostros y cuerpos bien cerca. Uff, momentazo no apto para peliculeros y claustrofóbicos. Pasa por www.mmmm.tv y verás. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cita bailona en París


Un paso aquí, otro allá; media vuelta, giro adelante, giro atrás… Unos cuantos movimientos y muchas ganas. Basta eso para participar en esta cita bailona colectiva (dance mob, un grupo de personas que instantáneamente queda en un lugar y hora determinados para bailar algo concreto con una música previamente seleccionada): Ah, y un billete a París (si ya estás ahí, mejor que mejor). Dicho esto, empieza a ensayar ahora mismito hasta cogerle el truco y el gusto a esta coreografía resultona, siguiendo el ritmo del Wordy Rappinghood de Tom Tom Club (remix de Uffie y DJ Mehdi) y las instrucciones precisas de Blanca Li. Y luego vuela a ejecutarla colectivamente en la Fête de la Danse organizada por la coreógrafa española  en el Grand Palais, el próximo viernes 23 de septiembre (a las 19.00). Practica en familia, con tus amigos, los vecinos, los colegas, tus profesores, los polis municipales de la esquina… Lo que sea, siempre en grupo. Los participantes entrarán gratis, los paraguas obligados se darán a la entrada, y la emoción… debe ir incorporada de fábrica. Te puedes inscribir por mail en dancemob@blancali.com

Y si quieres ver el resultado de lo que vale el esfuerzo colectivo, mira el monumental flash dance mob del festival de Eurovisión de 2010. Momento emoción global, yo diría que garantizada.

Viajar sin ropa…


¿Sales de viaje y no sabes que ponerte? Jessi Arrington te soluciona el problema en un abrir y cerrar de ojos. Diseñadora en alza y de Brooklyn, sólo tienes que escucharla con atención. Y tu equipaje se reducirá y abaratará bastante. Palabra de honor.

Ella es fundadora y propietaria de la firma WORKSHOP. Su color favorito es el arco iris al completo y su respuesta para todo por defecto es YES. Enseña Fundamentos de Diseño en el Touro College y da conferencias como invitada en la Universidad de Nueva York. Antes de embarcarse en Workshop, invirtió sus energías en Brooklyn Brewery, Tomato Records y Lion Brand Yarn. Mantiene un blog llamado LuckySoAndSo.com que habla de diseño, consumo, color… e implicación. Ha hecho de su hobby, no usar nada nuevo (excepto la ropa interior), su profesión y su vida. Ella misma cuenta su visión del mundo en una de las conferencias TED. Recomendación: si no se conocen aún, Annie Leonard debería contactarla ya. Simpatizarían, compartirían su visión de la historia de las cosas y quién sabe qué ideas saldrían de tal encuentro. Muchas, seguro.

http://ted.com/talks/view/id/1161

Procrastination


[vimeo http://vimeo.com/9553205]

Lo nuestro son los hermanos. Si ya hablamos antes del activismo de los Neistat y el amor por el baile de Les Twins, ahora les toca a los Kelly. Michael y Johnny, irlandeses de Dublín. El primero vive y trabaja en Irlanda y hace fotos tiernas y desasosegantes. El otro, en Londres. A veces trabajan juntos; a veces, no. Este vídeo pertenece a Johnny y ahora anda de estreno en festivales de todo el mundo. Se titula Procrastination, película de graduación del Royal College of Art en 2007. “A veces la única manera de hacer algo es hacer dos docenas de otras cosas primero”, comentan. Y se olvidan de añadir… que esto es así… olvidando lo que tenías planeado hacer originalmente. ¿Te suena esto familiar? Pues ya eres miembro del club. Nadie está libre del todo. Dicen que es uno de los grandes males de nuestro tiempo, mi gran mal, tu gran mal. Posponer y posponer hasta el infinito y… más allá. Bueno… el signo de los tiempos. La historia, animación y dirección es de Johnny Kelly; la voz, de Bryan Quinn. Distribuído por Dazzle Films.

Y la página común de los Kelly: http://mickeyandjohnny.com