Archivo de la etiqueta: Coches

Brumm, Brumm, Brumm, la canción de Volkswagen


Brumm, brumm, brumm. Diesel brumm herum.
Stink nur aus in Wald und Heide, Dobrindt tut dir nichts zuleide.
Brumm, brumm, brumm. Diesel brumm herum.
Leicht ist es, hier zu betrügen,
Kontrolleure anzulügen,
wo ein Autofetischist der Verkehrsminister ist.
Brumm, brumm, brumm. Diesel brumm herum.
Doch die Amis war‘n nicht blöde,
Prüften selbst die Stickoxide,
Golf, Passat und Tiguan, auch Audi, Skoda sind jetzt dran.
Dumm, dumm, dumm. VW druckst jetzt herum.
Hopp, hopp, hopp, der Dobrindt läuft Galopp.
Aus Angst, er ist bald selber dran,
gibt er schnell den Saubermann,
Muss jetzt auf entschlossen machen,
Diesel kann da nur noch lachen.
Hopp, hopp, hopp, der Dobrindt läuft Galopp.
Beide haben viel gemein.
Das „D“, das ist es nicht allein,
Gaben sich als Verkaufsschlager,
Leider sind‘s Totalversager.
Hopp, Hopp, Hopp beide sind ein Flopp
Dabei ist das doch nicht schwer,
Problem ist die Betriebs-Software.
Daher wohl das Beste wär:
Beide raus aus dem Verkehr!
Brumm, brumm, brumm, das wär gar nicht dumm.

Fallo electrónico del motor


CARTA DE MARIE (2)

Querida Lola:

¿Te acuerdas de mi vieja teoría de que los objetos son sensibles? Lo investigábamos juntas antaño mientras jugábamos a los médicos de niñas… Hacíamos entonces sufrir a los muñecas, a los peluches, a los lagartos y hasta a las piedras. Todos padecían por igual. Y chillaban, ¡vaya si chillaban1 ¡Qué bárbaro resulta ahora visto desde este París tan ‘humanosarkozy’ donde ahora me encuentro! Pero, ya hablaremos de eso. Hoy estoy segura. Creo en la sensibilidad de los objetos. Tengo pruebas: mi coche siente, siente por mí, siente mi estado, siente el estado del mundo. Empatiza. Que estoy estresada, atacada de los nervios, desquiciada… Que empiezan a sobrevolar las bombas, llega el tsunami, hay un atentado, la política se enturbia, Camps no dimite, Zapatero habla o Esperanza Aguirre inaugura otro pantano… pues él va y enciende un chivato en el panel de mandos que indica: “Fallo electrónico del motor”.

¿Fallo electrónico del motor? ¿Pero qué significa eso? ¿Es que el motor no es un ser mecánico?, me pregunto. ¿Significa que se va a detener en plena marcha? ¿Que hay que salir corriendo porque se incendia? ¿Que debemos ponernos a cubierto? Buscaba yo desquiciada, muy al principio, una instrucción secreta de esas que suele usar todo manual de instrucciones. Y ni una encontraba que me sirviera para actuar, para hacer algo. “Debe ser grave”, me agobiaba yo… muy al principio. Porque, para cumplir con el estereotipo de mujer al volante (tú no, ya lo sé, pero yo soy más vieja), en los coches no sé ni donde hay que ir a buscar el gato para cambiar una rueda… Y no te digo la rueda.

Seguir leyendo Fallo electrónico del motor