Archivo de la etiqueta: PS3

Tu vida con los otros


Ayer fue martes y trece y no sucedió nada que no suceda cada día últimamente (de malo, quiero decir). Aún así había mojones en plan recordatorio de tal fecha en todas partes: en los saludos vecinales, en la panadería, en el médico, en las televisiones, en la Red… Y abundaba aquello de cómo se celebra tal cosa en el mundo. Porque a los del mundo nos gusta esa unión que representan las celebraciones colectivas, igual que luego a cada uno en su casa (y Dios en la de todos) nos pueden las cosas pequeñas, los detalles, los tesoros insignificantes.

Mi perla inesperada de ayer la descubrí en unos de mis pequeños periódicos (por así decirlo: pero es el único de Europa que crece, tiene formato supersábana y la friolera de medio millón de abonados) preferidos, el semanal alemán Die Zeit. Abrirlo en Internet o en papel es gozar. Tan claro está lo que ofrecen, lo que quieren, por lo que apuestan y hacia donde van que resulta envidiable. Limpio en pantalla, limpio en papel. Un diseño simple e información de primera, sin prisa pero sin pausa, con mucho análisis y mucha letra bien escrita… quizá hacia eso debamos ir todos: el exceso de información sin más y la banalidad en la escritura es casi ya burbuja inmobiliaria, nos enloquece, nos borra el criterio.

Entre las novedades ayer Die Zeit se encontraba esto: Journey: Ein Spiel ohne Geschichte und mit viel Sinn (Journey, un juego sin historia y con mucho sentido). Pinché en la información y me di de bruces con el viaje de la Humanidad mismo. Seguramente soy víctima del marketing compartiéndolo (pues sale para la PS3), pero entre el barroquismo y la sangre que nos invaden usualmente por tierra, mar y aire, su sencillez es llamativa.

Por no tener, como ven, no tiene ni voz. Pero no importa. Es el tercer (o cuarto) juego de la compañía india thatgamecompany. Cuenta la vida de una persona en el mundo y su interacción con otras: si quieres escalar la montaña solo, bien; si quieres ir acompañado, también. Tú decides. Nuestro viaje, tú propio viaje, vaya. “La soledad como base de un experimento excitante”. Cada existencia diferente en función de las decisiones que se van tomando en el camino.

En el interior de este mundo virtual, como en el real, estás completamente solo, rodeado de paisajes sublimes a lo Caspar David Friedrich, a veces; de desiertos, ruinas, cuevas, puentes, arquitectura espectacular… La travesía no será fácil. Son muchos los retos. Pero debes hacerla, debes ir descifrando las leyes de tu mundo, aquel que vas encontrando. Sea como sea. Y están los demás, los otros viajeros que se van cruzando en tu ruta. Aquellos que te permiten o te impiden, te aceleran o te frenan. Como en la vida (real) misma, encontrarás personas conseguidoras, facilitadoras de todo, gente que abre puertas y mundos y contactos, que es idea, iniciativa, pasión y empuje… y otras, muchas, muchas impedidoras, que reprimen, dan cerrojazo, ponen constantemente problemas, contagian su amargura y su ignorancia, levantan barreras, muros, normas, mafias o ejércitos… Distinguirlas, evitarlas o neutralizarlas con tu propia decisión, voluntad, fortaleza o empeño es la tarea, la esencia del viaje.

El creador de Journey es Jenova Chen, famoso ya por sus Cloud, Flow o Flower, que siempre apostó por ampliar la gama emocional habitual en los vídeojuegos, dice, basada a menudo en la simple agresión, la ira o la ansiedad.

Al final, mi martes y trece, no estuvo mal.