Imágenes

Un río bien peligroso


20130904-083105.jpg

Fotografía de Luis Davilla, un regalo de prudente observador.
Isla Livingstone, Zambia. África

Las vidas que vivimos (1)


Las vidas que vivimos (1)

Petra tiene casi sesenta años y cada sábado baja al mercado cabizbaja y silenciosa. Nos habíamos cruzado así, mudas, muchas veces. Pero la última vez que la vi, me habló por vez primera. Fue junto al puesto de sandías. Y lo hizo a borbotones para decirme que todo, últimamente, remite a caminos de vuelta, a retornos, a vías hacia atrás y que esto podría ser natural, bien normal, si no fuera porque tal moda invita a los más jóvenes a mirar al pasado cuando es hacia adelante adonde deberían enfocar sus ojos. Lo ya vivido se lleva; todo lo vintage se recupera y se vende; se canta La chica de ayer (ella se la sabe, asegura) y otras músicas de antaño; se programan documentales sobre casas, oficinas, bancos, empresas abandonadas llenas de muebles, objetos, cuadros, papeles repletos de nostalgia que remiten a lo que su generación y la de sus padres o abuelos construyó un día… Recordar, recordar, recordar.  A ella la mata la melancolía. Y eso está bien para su edad, pero no para otras. Eso decía.

Seguir leyendo Las vidas que vivimos (1)

Los celos son bien malos


529491_594886423855598_1366400044_n

El mapa de la libertad


Web

Contratiempo


Contratiempo

Mi reloj descuenta las horas

Obama+s


La versión oficial

La versión no oficial. @Zapiro

;

Las manos


IMG_0025

Mujeres de arte


Hermoso recorrido bajo la música de Bach (Sarabande, de la Suite for Solo Cello No. 1 in G Major, BWV 1007, interpretada por Yo-Yo Ma) y con lista de cuadros que aparecen, aquí.

El vídeo es de Philip Scott Johnson, titulado: 500 Years of Female Portraits in Western Art.

Bellas Artes


Poemas de Goethe. Por Meral Arifi, estudiante de diseño en Macedonia.

Bye, Bye


Fotografía del alemán Tino Crisó, siempre provocador.

El discurso final


Modo play electoral


Obra de Genis Carreras

El mundo (des)colonizado


La revista videográfica semanal WUA, que presenta Ikenna Azuike, se regodea hoy en su episodio número 35 con la noticia: ¿Angola tendrá que ayudar a Portugal, a Europa, al mundo? ¡Hombre, pero si ya Portugal, Europa y el mundo crecieron y crecen a costa de Angola y otros países colegas continentales? Ay, los bucles de la historia… ¿o será el nuevo neocolonialismo pop? Ikenna no lo explica aquí, pero es interesante seguir su trayectoria en sus anteriores capítulos: hay semanas que no se pueden decir más cosas en menos tiempo: apenas cuatro minutos… y ya. Soy fan.

Aquí tienes también el de la semana pasada, muy, muy centrado en David Cameron y sus frases inoportunas.

Y el de hace dos, en el que cuenta la historia del subsahariano Mauro Manuel que, en la búsqueda de asilo, se topó con la incomprensión y la expulsión en Holanda.

Funambulistas de altura


Esto es un trozito sólo de un documental, dirigido por el realizador, instructor de esquí y guía de montañaSébastien Montaz-Rosset, que estará disponible a partir del 11 de noviembre en su blog y se titula “I believe I can Fly (Flight of the frenchies )” . Tancrede y Julien, amigos franceses con relación solidificada en la práctica deportiva de alto riesgo, desde las cumbres de los Alpes a los rascacielos de París, se han ido ahora a los fiordos noruegos (Kejrag) con el objetivo de convertir su último sueño en realidad. Y qué sueño. Jugarse el tipo, se podría llamar. Un canto a la generación de adrenalina. La cuerda floja sobre el abismo. Todo, para preparar un cambio radical en su especialidad de funambulistas de altura… Y aquí descubren el verdadero sentido de la libertad, dicen. Un viaje que les resulta de lo más divertido. Y hasta les relaja, como se ve (bajo la música de Michael Denny).

Dentro del National Geographic


Ha sucedido en Hungría  y ha sido posible gracias a la agencia británica Appshaker que ha currado de lo lindo para hacerlo posible. Cientos de personas han colaborado para hacer que ese mundo que uno espera encontrar en el National Geographic Channel, un canal y un proyecto que nunca tiene desperdicio, esté al alcance de la mano. Una instalación interactiva de las que sorprenden. Se puede compartir un rato con animales (delfines, dinosaurios, tigres…), sufrir tormentas, acompañar a un astronauta por el espacio… Un poco de realidad virtual en el centro comercial. Eso sí: nunca será tan placentero e impresionante como esto otro: elefantes revolcándose en el barro bajo la lluvia como si fuera lo último que hacen en su vidas. ¿Qué prefieres?